info@victoria-arraez.com

Ácidos Cosméticos. Los más comunes y sus propiedades

Ácidos Cosméticos. Los más comunes y sus propiedades

preview

Uno de los temas sobre los que más me interesan en el campo de la cosmética, es el uso de los ácidos cosméticos, y sus propiedades.

En esta entrada me gustaría explicar los ácidos más comunes y que beneficios aportan a nuestra piel.

 

 

Existen ácidos tanto de origen natural como químico, realizando una exfoliación de la piel, de tal forma que esta se renueva y estimula la producción de colágeno.

 

¿ Y como lo hacen? Existen tres capas básicas en nuestra piel, Epidermis, Dermis e Hipodermis.

capas

 

La capa externa de la piel es la Epidermis, y las más internas son la Dermis y la Hipodermis. Pues bien, estos ácidos actúan en el nivel dérmico de la piel y en el epidérmico. Pero esto dependerá del tipo de AHA utilizado, de su concentración y de como se formule el producto que lo contenga.

 

Dentro de la capa epidérmica, nos encontramos, entre otras, con la capa córnea, que es la mas externa de todas y donde se encuentran las células muertas.  Y dentro de la capa dérmica de la piel se encuentra el colágeno y la elastina. Estos dos componentes son básicos para una piel sana y  aspecto joven. Por ello, cuando envejecemos la producción de colágeno y elastina va disminuyendo, de tal forma que la piel pierde tonificación y aparecen las arrugas.

 

En los exfoliantes químicos hay dos tipos: Los ácidos alfahidróxidos (AHA), y los ácidos betahidróxidos (BHA).

 

Los AHA  se encuentran en muchos alimentos y plantas, como son el glicólico en el azúcar de caña, láctico en la leche, cítrico en los alimentos de esta naturaleza, málico en las manzanas, tartárico en la uva y mandélico en las almendras amargas.

 

Las principales propiedades de los AHA son;

  • Exfoliantes, aportando además luminosidad.
  • Renuevan el aspecto de la piel al exfoliarla y aumentan el grosor de la dermis y epidermis, al favorecer la formación de colágeno.
  • Potencian el efecto de los productos que vayamos a utilizar a continuación.
  • Disminuyen la pérdida de agua en la epidermis, evitando así la deshidratación.

 

Los AHA más conocidos son:

 

1. Ácido Gligólico: Tiene su origen natural en la caña de azúcar. Es el de menor tamaño molecular y por ello penetra en la piel de forma más fácil y rápida en  la piel.  Podemos encontrar este ácido en diferentes concentraciones. Lo ideal es ir empezando por concentraciones bajas e ir aumentándolas poco a poco, para que nuestra piel vaya “acostumbrándose”.

 

Al ser el de menor peso molecular y penetrar más fácilmente en la piel, es posible que durante su aplicación notéis un ligero picor y en algunos casos, algo de irritación. Por ello mi recomendación de empezar con concentraciones bajas de este ácido.

 

Los beneficios del ácido glicólico son: exfoliación suave del piel, eliminación de manchas provocadas por el sol o envejecimiento, eliminación de pequeñas líneas de expresión, tratamiento del acné, humecta la piel y la mantiene fresca aportando luminosidad y protege el colágeno y elastina de la piel.

 

2. Ácido láctico: Tiene su origen natural en la leche, y nuestro cuerpo también lo produce cuando se hace mucho ejercicio. Este tipo de ácido se suele introducir en mucho productos como jabones, champús y demás destinados a pieles secas. Es más suave que el ácido glicólico, pero al igual que este, ayuda a eliminar las células muertas, mejora las pequeñas arrugas, firmeza de la piel, y le aporta brillo a esta.

 

Este tipo de ácido es ideal para las pieles secas, ya que ayuda a hidratar la piel.

 

3. Ácido cítrico: Tiene su origen natural en los frutos cítricos, como limón, naranja, lima o pomelo. Es el ácido de mayor peso molecular, y en la mayoría de los cosméticos  se utiliza como antioxidante. El principal beneficio de los cítricos es su alta concentración de Vitamina C, por lo que este ácido tiene una gran acción blanqueante o aclarante de las manchas cutáneas

 

4. Ácido Mandélico: Su origen natural es la almendra. Además de un importante reparador de la piel, tiene propiedades antibióticas y despigmentantes ya que inhibe el crecimiento de la melanina. Y al igual que el resto de AHA, elimina las células muertas, mejora la regeneración celular, la apariencia de las pequeñas líneas de expresión, y estimula la producción de colágeno.

 

Este ácido es mucho menos irritante que el glicólico, ya que su peso molecular es mayor, y por lo tanto se absorbe de forma más lenta y causa menor irritación. Por ello este ácido es muy recomendado para pieles con rosácea y sensibles.El ser un ácido antibactericida lo hace ideal para las pieles con problemas de acné.

 

5. Ácido Málico: Proviene de la manzanas verdes y amargas, y tiene las mismas propiedades que el resto de AHA.

 

Por otro lado, tenemos los ácidos betahidróxidos (BHA). A diferencia de los AHA ( que son solubles en agua), los BHA son solubles en aceites y grasas, y tienen una mayor facilidad para penetrar en las zonas oleosas de la piel Este ácido está indicado especialmente en problemas de acné y poros dilatados, y son menos irritantes que los AHA.

 

El BHA más conocido es el Ácido Salicílico. Su origen natural es la corteza de sauce, y su principal función es la de eliminar la capa superficial de la epidermis, y la de limpiar los poros en profundidad. Por ello es el más utilizado para este fin. Además tiene propiedades antimicrobianas y antisépticas, evitando así la aparición de granos. Y al igual que el resto de ácidos es efectivo para eliminar pequeñas líneas de expresión.

 

Pero estos nos son los únicos ácidos que podemos encontrar en el mundo cosméticos.

 

Existe también el famoso y más conocido de todos, es el ácido hialurónico. Este ácido tiene un gran peso molecular, lo cual dificulta su penetración en las capas internas de la piel. Otro de los problemas de este ácido es que se degrada rápidamente, por eso es más recomendable su ingesta o través de inyecciones, como la mesoterapia.

 

El problema del ácido hialurónico propio es que tiene una vida muy corta y se produce y degrada muy rápidamente. Por ello muchas personas recomiendan la ingesta de éste y su uso tanto en cosméticos vía tópica, como inyectada como mesoterapia o más profunda. Tiene un gran poder rejuvenecedor e hidratante.

 

Otro ácido, que se encuentra entre los más conocidos es el Retinoico. Está dirigido a reducir las líneas de expresión y manchas, ya que acelera la regeneración celular y ayuda a la producción de colágeno.  Es un derivado de la vitamina A, y aunque es muy beneficioso, tiene algunos contras, como descamación, enrojecimiento y sequedad. Por ello su uso debe introducirse en la rutina de cuidado facial de forma paulatina.

 

También actúa con gran despigmentante y antioxidante, ya que bloquea los radicales libres, evitando un envejecimiento prematuro.

 

Otro de los más usados es el Ácido Ascorbico, aunque comúnmente se conoce como Vitamina C, gran antioxidante.  Su finalidad es reparadora y renovadora, aportando gran luminosidad a la piel. Al bloquear los radicales libres evita el envejecimiento cutáneo.

 

También cabe mencionar otro tipo de ácidos, aunque en mi caso, y supongo que en el de alguna más, son menos conocidos, como son el ácido azelaico, ferulico, glicirretico, Kojico etc…

 

Pero he querido centrarme solo en aquellos más conocidos y en sus propiedades.

 

Como es mucha información, os muestro un resumen de todos los mencionados en el post.

captura-de-pantalla-2016-11-06-a-las-11-04-10

Y aquí podéis ver un ejemplo de productos que contienen alguno/algunos ácidos mencionados, aunque actualmente en el mercado hay mucha variedad.

acidos

Estos son algunos ejemplos de marcas que cuentan con productos divididos en gamas según el ácido que predomina, así como su concentración. Es importante ir introduciendo estos ácidos en nuestra rutina facial de forma paulatina en cuanto a concentración.

 

ACLARACIÓN IMPORTANTISIMA

 

Hay que tener mucho cuidado con los ácidos cosméticos y no tomarlos a broma. No debe abusarse de ello. Es muy importante ir aumentando su concentración poco a poco, y teniendo en cuenta la reacción de nuestra piel.  Debe aplicarse de noche.

 

Después de utilizar un ácido es imprescindible el uso de protector solar. Hay ácidos que no pueden combinarse.

 

    • No puede usarse la vitamina C con AHA. Los AHA pueden desestabilizar la vitamina C, y por tanto eliminar su poder antioxidante. Además si en la misma rutina se puede producir una gran irritación, enrojecimiento, e incluso desprendimiento de la capa superficial de la piel. Estos dos ácidos deben usarse por separado, y nunca el mismo día.

 

    • No puede mezclarse los ácidos con retinol. El retinol no puede mezclarse con ningún tipo de AHA, ya que puede provocar irritaciones. El retinol tampoco debe mezclarse con peróxido de benzoilo, ya que anula la efectividad del retinol.

 

    • No usar peróxido de benzoilo con Vitamina C. El peróxido de benzoilo se utiliza en los tratamiento contra el acné. No se pueden utilizar el mismo día, ya que entonces ninguno hará efecto.

 

    • No usar ácido glicólico con el salicílico el mismo dia. Esto provocaría gran sequedad en la piel.
    •  

    • No mezclar retinol con exfoliantes, ya que retinol sensibiliza mucho la piel y volverla un poco más seca mientras se está utilizando.

 

    • No usar Vitamina C con retinol.

 

¿Usáis productos cosméticos que contengan ácidos?
¿ Cuáles son vuestro favoritos? 

 

No hay comentarios
¿Quieres dejar un comentario?